Infarto agudo de miocardio y disección de aorta. a propósito de un caso.

Ámbito del caso
Urgencias.
Motivo de consulta
Varón de 66 años que presenta dolor torácico.
Historia Clínica
El paciente refiere un dolor centro-torácico opresivo irradiado a la espalda de siete días de evolución de carácter intermitente pero que se ha intensificado en en la última hora. Antecedentes personales de hipertensión arterial en tratamiento farmacológico. El paciente presenta piel fría y sudorosa, tensión arterial de 140/80 mmHg. Exploración cardio-pulmonar, abdominal y neurológica sin hallazgos patológicos. Los pulsos radiales, femorales y pedios son simétricos y conservados. El electrocardiograma evidencia ritmo sinusal a 86 latidos por minutos con descenso del segmento ST > 1 mm de V4 a V6. Se inicia tratamiento antiisquémico administrando ácido acetilsalicilico 300 mg y clopidogrel 300 mg vía oral y se inicia perfusión de solinitrina sin mejoría clínica. A la llegada al hospital el paciente presenta desviación de la comisura bucal a la izquierda y hemiparesia derecha. Se realiza un TAC toraco-abdominal donde se visualiza una disección de aorta toraco-abdominal Stanford tipo A que afecta a la aorta torácica ascendente, salida de arteria carótida común izquierda y probablemente afecte también al tronco innominado. Tras realizarse el TAC, el paciente sufre una parada cardiorrespiratoria. Tras 30 minutos de reanimación cardiopulmonar se confirma el éxitus.
Conclusiones (y aportación para el Médico de Familia).
La disección de aorta es una una situación clínica crítica que precisa de un diagnóstico certero y rápido. La historia previa de hipertensión arterial, el comienzo súbito de dolor torácico intenso y la irradiación son los factores clínicos que suelen estar asociados. El electrocardiograma es esencial para distinguir esta entidad del infarto agudo de miocardio , pero en los casos de disección aórtica en los que el flap diseque la coronaria el electrocardiograma puede evidenciar signos de infarto agudo de miocardio. Esto ocurre en un 1-7% de los casos. El diagnóstico de síndrome coronario agudo puede conducir a la administración inadecuada de tratamiento trombolítico o anticoagulante que dobla el riesgo de complicaciones y hemorragia. Es, por tanto, fundamental ante sospecha de infarto de miocardio secundario a disección de aorta recurrir a técnicas de imagen para confirmar el diagnóstico evitando las complicaciones derivadas del tratamiento antiisquémico.
Palabras clave
Rupture aortic; myocardia infarction; chest pain

Autores de la comunicación

Ángela del Carmen Escribano Tovar
Médico Residente de Medicina de Familia y Comunitaria. Centro de Salud La Merced. Cadiz

Luna Páez Sánchez
Médico de familia. Centro de Salud Dr. Juan Antonio Gonzalez Caraballo. Sevilla.

Gerardo Fernández García
Médico de familia. DCCU bahía de Cádiz-la Janda. Cádiz.

Póster